. . .

Varios jugadores ya se marcharon de la Superliga China debido al surgimiento del virus, mientras que otros aun buscan a donde salir. Además, una estrella argentina rechazó un multimillonario contrato en el país asiático por miedo a la enfermedad.

Los futbolistas de la Superliga China de Fútbol están decidiendo salir del país asiático, principalmente por la inminente amenaza que representa el coronavirus, pero también porque se suspendieron todos los partidos de la competición hasta abril.

Entre los participantes de este “éxodo futbolero” encontramos a estrellas de calibre mundial como Yannick Ferreira Carrasco, que oficializó su préstamo al Atlético de Madrid el viernes, o Richairo Zivkovic, jugador holandés que fichó por el Sheffield United de la Premier League inglesa.

Por otro lado, varios jugadores han mostrado su intención de irse de China, con el ejemplo más reciente siendo Stephan El Shaarawy. El internacional italiano parece decidido a salir del Shanghái Shenhua, equipo donde juega desde hace solo seis meses. Otro caso podría ser el de Cedric Bakambu, jugador del Beijing Sinobo Guoan, que en las últimas horas estuvo vinculado a varios equipos, entre ellos el Barcelona.

Además, el jugador argentino Javier Pastore detuvo su inminente llegada al país asiático debido a razones similares y buscará otro lugar donde continuar su carrera. El mediocampista de la Roma no es tenido en cuenta por el director técnico y tenía un importante pre-acuerdo con un equipo chino, pero finalmente decidió no realizar el viaje.

Todo esto se da en el medio de la preocupante expansión del Coronavirus a nivel global, razón principal por la cual los jugadores buscan salir de sus equipos. Aunque, otra de las razones puede ser el reciente tope salarial que la Asociación China de Fútbol puso para jugadores extranjeros, y que permite salarios de máximo 3 millones de euros anuales.

El Coronavirus es una enfermedad de la familia del SARS que provoca neumonía y problemas respiratorios. Actualmente hay casi 10.000 infectados y más de 200 muertos, además de haber llegado a 26 países en todo el mundo. Con estas cifras ya superó en número de infectados a su pariente del 2003, que había infectado a más de 8.000 personas, pero aún mantiene cifras de mortalidad más bajas. Debido a esto, la Organización Mundial de la Salud declaró la emergencia de salud internacional e invito a todos los países a actuar para detener la propagación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close